AMOR DE ABUELA

‘’Como en la sacra soledad del templo,

sin ver a Dios se siente su presencia

yo presentía en el mundo, tu existencia

y como a Dios, sin verte te adoré’’

(Canción Amémonos)

‘’Te esperé y reescribiste mi futuro

Es aquí mi único lugar seguro

Creo en ti y en este amor,

que me ha vuelto indestructible

creo en ti y mi dolor se quedó kilómetros atrás

mis fantasmas hoy, por fin están en paz’’

(Canción Creo en ti de Reik)

‘’Solo Dios que me vio en mi amargura

pudo darme consuelo en tu amor

Y mandó para mi tu ternura

y con tu cariño, borró mi dolor’’

(Canción Paloma querida de J. Alfredo Jiménez)

Estas canciones expresan lo que varios abuelos hemos sentido. Es como si nuestros nietos vivieran en nuestra mente y nuestra ilusión, desde mucho antes de ser. Una maestra decía que ‘’la abuelidad es el mejor estado de una mujer;’’ también lo creo así! que ser abuela es el mayor grado de realización de una mujer.

Para comenzar quisiera relatar una anécdota: en un programa de televisión llamado Brotherhood; en un capítulo una chica tiene un grave accidente por descuido, y cuando su abuelo llega a hablar con ella le dice ‘’Cuando estaba yo en la guerra de Vietnam; en medio de las aterradoras batallas, cuando conseguía dormir un poco, tenía un solo sueño; ese alimentaba mis deseos de vivir, ese anhelo era regresar a casa, ver a mis padres, a mi novia, casarme con ella, tener hijos y después nietos. Así que 40 años antes de que nacieras, te soñé tal como eres; tu fuiste mi sueño hace 40 años, el sueño que me hizo vivir’’ Esto me conmovió sobremanera, me llegó porque yo tuve una experiencia similar. Hace unos 35 años pasaba por una época muy triste de mi vida, sufría una tremenda depresión; más en esas ‘’lentas horas de miseria y sufrimiento’’ cuando lograba dormir, me confortaba un sueño, una visión celestial, que algún emisario de Dios enviaba para calmar mi dolor y darme fuerza para soportar y vivir. Ese sueño recurrente, esa visión era una chica (de unos 18 años) corriendo en un parque, que me sonreía con sincero y enorme cariño y al verla yo me sentía infinitamente feliz. En época reciente, hace poco supe que esa muchacha era mi nieta, volví a soñarla ahora con todos sus primos y hermanos, mis otros nietos; o sea que al igual que el abuelo de la serie de televisión, treinta años antes de que naciera, ella me dio ilusión en el futuro y fuerza para luchar, para vencer la adversidad y seguir viviendo, hasta llegar a este punto de completa paz en que me encuentro ahora.

Así suele ser el amor de abuela, es un amor desinteresado, sereno, relajado, en paz y en libertad. Es un amor similar al que se tiene a los hijos, pero sin la carga de la responsabilidad que suele agobiar con los propios hijos; ello sumado a la experiencia y sabiduría adquiridas. Sin embargo, como nada en esta vida es perfecto y no es posible tenerlo todo, en la mayoría de los casos, al llegar a convertirse en abuela, la mayoría llegan cansadas, otras enfadadas y muchas llegamos fatigadas y enfermas, algunas inclusive (como es el caso de la que escribe) con alguna discapacidad o impedimento físico; razón por la cual, a pesar del gran amor que se tiene hacia los nietos, se nos dificulta su cuidado. Esto es, que tú como mamá joven, puedes acudir a tu mamá, a tus padres, solicitarles apoyo con tus hijos, con completa confianza en su amor por ellos, con el pleno conocimiento de que nunca, voluntariamente, les harán daño; pero estando consciente de que su cuerpo y capacidades físicas están mermados y ello puede resultar en ocasiones, hasta inseguro para un niño pequeño.

Aterrizando en el punto: Para poder tu acudir a trabajar y cumplir con tus responsabilidades, en las que necesitas certeza de horario y seguridad, lo mejor para tus pequeños es un lugar con personal especializado: Escuela, guardería, nana etc.. Pero el objeto de este escrito, es recalcar, pedirte que por favor, no tomes a mal los mimos excesivos, o al contrario la aprehensión exagerada, o los regaños diferentes que hacia tus hijos, tengan sus abuelas. Toma en cuenta que al igual que tú, todo lo que hacen por ellos es movido por el gran amor que les tienen, y que por ese amor son capaces de dar su propia vida, porque para nosotros las abuelas, los nietos son la culminación, la cúspide de la realización del mayor amor que existe.

Guillermina Espinosa
Cantante de Ópera at Independiente
Cantante de ópera, profesora de música y de historia, promotora cultural, comunicadora, maestra de canto. Orgullosa mamá de tres y abuela de siete. Mamá soltera apasionada de la música y la familia.
Share Button