¡Adiós al pañal! al estilo Pavlov

Parte de la tarea de ser la madre de un bebé es cambiar pañales desde 5, 6 ó hasta 8 veces al día. Y aunque se vuelve parte de tu rutina sin molestarte vivir entre toallitas húmedas y olores de popó, honestamente  yo soy de ésas madres que esperaba ansiosa el momento de quitarle el pañal a mi bebé, y más aún cuando supe que el bebé de 1 año y medio de mi amiga Susanita ya iba al baño y antes de los 2 años había eliminado el pañal por completo de día y de noche. Lo que ella hizo fue notar señales de su bebé cuando él solito quería quitarse el pañal  y lo sentaba en su bañito, hiciera o no hiciera popó lo dejaba un ratito ahí diariamente para así entrenarlo que es ahí donde debía hacerlo, hasta que finalmente solito lo hizo y de noche mi amiga Susana se “arriesgó” a empezarlo a dormir sin pañal, pero con vigilancia nocturna, de manera que cuando lo notaba inquieto lo despertaba y en calidad de zombie se lo llevaba a su bañito a hacer pipí y fue así de fácil como entrenó a su bebé a dejar el pañal por completo. Mi bebé tenía mas o menos la misma edad que el de mi amiga Susanita por lo que en mi ignorancia yo deduje que también mi bebé estaba listo para seguir el mismo entrenamiento y por supuesto que no me funcionó, porque no todos los niños presentan las mismas señales ni tampoco la misma estimulación  pero sobre todo me dí cuenta que era yo la que no estaba lista y ahí está el meollo del asunto, en el momento que vemos que nuestro hijo(a) ya identifica las señales de pipí y popó, que se muestra emocionado(a) por querer usar el baño entonces no debe haber marcha atrás  y los padres debemos ser los más emocionados del mundo para mostrarle a nuestro hijo que si puede lograrlo y hacerle porras y mostrarle nuestro contento cada vez que logra hacer en el baño y si no lo logra jamás frustrarlo ni regañarlo, y decirle : para la próxima si lo lograremos campeón! Y éste entusiasmo requiere tiempo y muuuucha paciencia. Finalmente mi bebé no dejó el pañal antes de los 2 años , sino hasta antes de los 3 años, sin embargo al igual que la historia de muchas mujeres, mi bebé resintió la separación de su padre y de estar todos lo días completamente seco, de golpe comenzó nuevamente a tener accidentes cada vez más frecuentes, y de noche ni siquiera pensar en quitarle el pañal.

He tratado con éste tema algunos meses y les quiero compartir la mejor manera que encontré de regresar al camino de los calzoncitos secos, es un entrenamiento para “niños grandes” , ya no son bebés y yo considero que gran parte del aprendizaje en los niños, sucede a través del juego.

Ésta tablita que les presento es un juego diario y sencillo , no hay que hacerlo complicado para que lo entiendan fácilmente. Se puede hacer con cartulinas, fieltro ó cualquier material sencillo (y súper barato) y  poner a la vista a tu hijo un premio que le agrade y que sea fácil ganarlo, una estrellita si va al baño sin ningún chorrito de accidente en su calzón, una carita indiferente si va al baño pero con el calzón poco mojado y una espantosa X si se hace pipí por completo. Con 3 estrellas obtenidas  en el mismo día es ganador del premio y cuando se gane el premio reconocerlo como un ganador, si tiene hermanitos involucrar a todos a que lo feliciten y hacerle fiesta nacional. Es importante que sean premios que los motiven a ganarse una estrella, pero también que sean económicos porque no se trata de acabar con el presupuesto del hogar sino de lograr que el niño responda ante el estímulo.

En mi experiencia éste juego ha sido un éxito y si tú estás viviendo la misma situación que yo, con tu hijo (a), aquí tienes una excelente opción. Te invito a que la pruebes y después me cuentas como te fue.

Me encuentras en twitter @@citlallirmz81 recuerda que no estás sola, todas somos una.

Mientras tanto te comparto mi tablero.

Citlalli Rmz
Empresaria at Somos Branding
Apasionada, divertida, soñadora y orgullosa mamá de dos hombrecitos y un perro, a los cuales adoro con toda mi alma.
Te invito a que juntas compartamos ésta hermosa aventura

Share Button