VALORES CÍVICOS

Suave Patria: te amo no cual mito,
sino por tu verdad de pan bendito;
como a niña que asoma por la reja……………
(Pequeño fragmento de La Suave Patria de Ramón López Velarde)
‘México, creo en ti,
Porque eres el alto de mi marcha
Y el punto de partida de mi impulso
¡Mi credo, Patria, tiene que ser tuyo,
Como la voz que salva
Y como el ancla…!’’
(Párrafo final de ‘México creo en ti’’ de Ricardo López Méndez)

‘Los tres amores que la vida me dio:
amor de hombre, amor de Patria y amor de Dios’’
(Canción ‘’los tres amores’’ de Álvarez)

‘Porque el idioma de la infancia, es un secreto entre los dos
Porque le diste tu amparo, al desarraigo de mi corazón’’
(Serenata para la tierra de uno’’ Mercedes Sosa)

El tema que hoy nos ocupa, parecería otro tema ‘’de viejitos’’ sobre todo, porque tendría que comenzar diciendo (como viejita quejumbrosa) que parece que ‘’a los niños hoy en día ya no les enseñan valores cívicos.’’ Desde luego, admito que esta esta percepción resulta muy general y un tanto superficial; ya que, en realidad, los niños y los jóvenes de hoy, son tan diversos en su educación y valores como antes. Sin embargo, la comunidad docente y cultural en particular, tenemos la opinión de que al haber minimizado (y en algunos casos hasta suprimido) la materia de Civismo, si ha sufrido merma la educación social de los niños. Desde hace un tiempo, las personas de mayor edad, tenemos la sensación de que en los últimos años, los niños y jóvenes con severa carencia de valores cívicos, ha aumentado. Tal vez alguna de ustedes se preguntará: ¿Qué tiene que ver la cátedra de civismo y el patriotismo, con ser buena mamá? Pues la respuesta es: porque los valores cívicos, equivalen al respeto a las leyes, a todas las personas con quienes se va a convivir y a los derechos de todos. Como es mi costumbre ejemplificaré con una anécdota: En una ocasión, un amigo nos platicó que: ‘’cuando niño pequeño, un 12 de septiembre en la noche, le dijo a su mamá que a la mañana siguiente, debía ir disfrazado; que su mamá dio por hecho que era de ‘niño héroe’’ y (en vez de regañarlo por avisar a última hora) se puso a trabajar en ello hasta la madrugada: con cartón y periódico hizo un gorro de cadete, recortó una chamarra y un cinturón de su hermano, para confeccionar su traje; y camino a la escuela, su papá lo iba aleccionando a que preguntara que nombre (de niño héroe) le habían asignado, que se lo grabara, para que cuando lo dijeran, él respondiera: ‘’murió por la patria’’. Pero que sufrió una tremenda decepción, cuando al llegar, todos sus compañeros iban vestidos de rancheros, de ‘’mexicanos’’ y que le preguntaban ¿por qué? el iba vestido de soldado; en ese momento el se sintió ridiculizado, avergonzado y le dio coraje con su mamá, por haberlo expuesto a la burla; pero que al pasar el tiempo, se dio cuenta de lo grande del cariño y dedicación de sus padres; y todos los sacrificios que estaban dispuestos a hacer por ellos; para que sus hijos fueran buenas personas con valores, seres humanos valiosos, útiles a la sociedad’’ Y esta anécdota fue la que propició que siendo ya él un profesionista, sintiera gran curiosidad por realizar una investigación, sobre la realidad histórica del capítulo de Los Niños Héroes, (sobre el que existen muchas dudas) misma en la que trabaja actualmente, además de su carrera’’

Con este relato intento hacer una reflexión, de lo importante que era en nuestros tiempos y los de nuestras madres, el respeto a los valores cívicos, el amor a los símbolos patrios. ¿Por qué es importante el amor a la patria? Si patria es simplemente donde nos tocó nacer! Nosotros discrepamos de ello; se dice que ‘’Patria es todo lo que veo, el suelo que piso, lo que me da abrigo y me alimenta’’ También que ‘’Patria es lo que llevo en la sangre, parte de mi corazón’’ Porque el tener bien sentado el concepto de patria, este da sentido de pertenencia, de identidad, de ‘’amparo’’ como dice la canción de Mercedes Sosa. Por lo tanto, se quiere todo lo que hay en esa patria: su tierra, su cultura, sus valores, sus seres vivos, su ecología y a todos los que la comparten. Y esto, el niño lo aprende desde el vientre de su madre, lo asimila al ser amamantado y obviamente lo aprende al comenzar a convivir en sociedad; aprende a compartir con los demás, a respetarlos, porque aprende a verlos como sus iguales, como sus hermanos. De tal manera que no es complicado, enseñarle valores a un niño que desde al nacer, o desde al adquirir uso de razón, ya tiene noción del respeto a los demás, a su país, a las leyes, de la vida en convivencia y del amor a la vida. (la propia y la de los demás) Esos, son los valores cívicos.

Guillermina Espinosa
Cantante de Ópera at Independiente
Cantante de ópera, profesora de música y de historia, promotora cultural, comunicadora, maestra de canto. Orgullosa mamá de tres y abuela de siete. Mamá soltera apasionada de la música y la familia.
Share Button