Vida en Familia

‘’Quiero morir a tu vera, te lo juro madre mía
Quiero estar siempre contigo en tu llanto y tu alegría’’
(Canción antigua El Jilguero)

”No sabía, de tristezas, ni de lagrimas
Ni nada, que me hicieran llorar
Yo sabía de cariño, de ternura
Porque a mí¬ desde pequeño
Eso me enseño mama.
Eso y muchas cosas más
Yo jamás sufrí, yo jamás lloré
Yo era muy feliz, yo vivía muy bien”
(Canción Hasta que te conocí. Juan Gabriel)

’Por ti yo siento cariño, desde que éramos niños,
Es tan hermoso saber, que te piensa otro ser
Y al final tu y yo somos alguien que tienen y sienten cariño sincero
Por eso siempre tu y yo vivimos así, felices serenos
Tu cuentas conmigo, yo cuento contigo
En cualquier instante y en cualquier terreno
Confirmo a diario lo mismo: Estoy a tu mismo ritmo
Soy tu amigo y también tu hermano’’
(Canción El Destino Juan Gabriel)


En estas canciones Juan Gabriel expresa lo que fue para él su máximo ideal siempre: UNA FAMILIA. Con todo lo bueno que conlleva tener una familia y contar con el amor de la misma.
Es mi costumbre en esta sección, compartir mis experiencias personales; y al hacer esto no pretendo hacer apología de mis creencias religiosas; mi única intención es narrar una anécdota trascendente para este caso: En una ocasión cantando en una misa, el día de La Sagrada Familia, durante la homilía, el sacerdote dijo algo como esto ‘’Jesucristo que vino a padecer todos los sufrimientos humanos, que supo tendría que sufrir pobreza, humillaciones, incomprensión y hasta morir en medio del mayor dolor: de una sola cosa no quiso prescindir: de una familia. Él que estuvo dispuesto a afrontar la soledad y dijo ‘’mi alma está triste hasta la muerte’’ la única soledad que no quiso padecer, el único abandono por el que no tuvo que pasar, fue el de su familia’’ Reproduzco esas palabras, por lo intenso que llegaron a nosotros; ya que un tiempo después, platicábamos con un amigo sacerdote, quien decía que lo único, verdaderamente difícil de su forma de vida, la única carencia dolorosa, era la fuerte posibilidad de llegar a la vejez, sin una familia. Y aunque tal vez no debiera, encenderé (así le llamamos en la familia) el tristómetro, contándoles una muy triste experiencia: Cuando estuve enferma, hospitalizada durante mucho tiempo, en el pabellón de oncología (como por desgracia es habitual) estaba una señora muy joven, en fase terminal; y me decía que no tenía tanto miedo de morir; pero si, de que iba a dejar a su niña sola; (la niña de 12 años estaba ahí casi todo el tiempo) porque no tenían familia. Nunca supe los motivos por los que carecían de familia, pero se me estrujaba el corazón de pensar en el destino de esa niña.

Todo esto es solo para expresar la extrema importancia que tiene la familia, en la vida de todo ser humano. La familia no solo es ‘la base de la sociedad’ es además el pilar, el sostén de la vida de un niño. Además de la mayor fuente de tranquilidad para toda mamá. Y esto no solo por aquello de que ‘’nadie tenemos la vida asegurada’’ y por la triste anécdota que conté. Esto también aplica en el ámbito cotidiano; no solo en las tristezas, también en las alegrías.

Volviendo a hablar de mi, la mayor parte de los más gratos recuerdos de mi vida, que me harán sonreír hasta el final, son los de las navidades, fiestas y paseos junto a mi familia. Y en mi larga experiencia he platicado con muchísimos jóvenes, que han tenido una experiencia similar; por ello digo que es el pilar de la autoestima y seguridad de un niño.
No nos vamos a meter en complejidades, ni a crear polémica por diferencias de ideología, haciendo una diferenciación de ‘’modelos’’ de familia. Creo que puedo decir que soy de la opinión de que: una familia se compone de más de dos personas que se aman; y todas esas personas están dispuestas a convivir, quererse más que a todo, cuidarse, apoyarse, auxiliarse, aceptarse y (cuando alguno falla) perdonarse. Y creo que todo niño merece nacer, vivir y ser protegido siempre bajo el cobijo de una familia que lo ame. Porque como dice el salmo ‘’No hay nada que fortalezca más la vida, que saberse amado’’ Y como decía un slogan de los ochentas: ‘Posdata, ¡Viva la familia!

Guillermina Espinosa
Cantante de Ópera at Independiente
Cantante de ópera, profesora de música y de historia, promotora cultural, comunicadora, maestra de canto. Orgullosa mamá de tres y abuela de siete. Mamá soltera apasionada de la música y la familia.
Share Button